Translate

Thursday, March 08, 2018

Ignacio Martín: Marzo 8




Meditación en el umbral

No, no es la solución
tirarse bajo un tren como la Ana de Tolstoi
ni apurar el arsénico de Madame Bovary
ni aguardar en los páramos de Ávila la visita
del ángel con venablo
antes de liarse el manto a la cabeza
y comenzar a actuar.
Ni concluir las leyes geométricas, contando
las vigas de la celda de castigo
como lo hizo Sor Juana. No es la solución
escribir, mientras llegan las visitas,
en la sala de estar de la familia Austen
ni encerrarse en el ático
de alguna residencia de la Nueva Inglaterra
y soñar, con la Biblia de los Dickinson,
debajo de una almohada de soltera.
Debe haber otro modo que no se llame Safo
ni Mesalina ni María Egipciaca
ni Magdalena ni Clemencia Isaura.

Otro modo de ser humano y libre.
Otro modo de ser.

Rosario Castellanos

No es la primera vez que recurro a este poema, como tampoco es la primera vez que escribo sobre el 8 de marzo, una fecha que, cuando estudiaba, era conocida como “Día Internacional de la Mujer Trabajadora” y que ha ido pasado por diversas denominaciones hasta hoy, “Día de la Mujer” o, como me han dicho que prefieren muchas: “Día de las Mujeres”, porque visibiliza la diversidad; nada que objetar, no voy a venir yo a decir cómo debe denominarse el día; eso sí, en mi muy modesta opinión, cada vez lo veo más “Día de…” y menos “Día D”.
Sigue habiendo mucho camino por recorrer, aunque creo que, como en otros ámbitos, vivimos tiempos de justicia mediática, o sea, de injusticia; de radicalismos redicales, o sea, sin salir de casa; y de argumentos con pocos sustantivos y muchos adjetivos, o sea, que califican, o descalifican, sin preocuparse mucho por convencer… o no.
Por ejemplo, conozco mujeres que no tienen problema con el calificativo “feminazi”, hasta se lo aplican a sí mismas; me lo han dicho con un dejo de orgullo; no son la mayoría, desde luego, pero son.
Otro ejemplo pueden ser las acusaciones “a los hombres”, así, en general… o en genérico. En esa no me meto porque soy borgiano: como no conozco a todos los hombres, no puedo hablar; como filólogo, eso sí, diré que patriarcado o heteropatriarcado son sustantivos colectivos, o sea, sí encierran una totalidad.
Incluso, hay acusaciones a otras mujeres, o inclusiones forzadas, que lo que suelen hacer es excluir.
Hay ejemplos que me preocupan, como cuando aquí en México una mujer denunció que la habían violado, lo que, por supuesto, nos debe poner de su lado de manera solidaria; es una víctima y punto.
Sin embargo, además de denunciar, acusó “a un director” (la mujer es actriz), así, en genérico; el problema es que, tras ello, una empresa privada rompió relaciones con un señor que trabaja “de director” relacionándolo con el caso de la actriz; la empresa habla de investigación preliminar, o sea, acusa “sibilinamente”, pero el hombre dice que él no tiene que ver y pide a la actriz que lo aclare. Que yo sepa, no ha habido aclaración; tampoco una acusación formal. Solo tenemos a alguien que, para el público, ha sido “castigado” por algo que yo, como público, no sé si hizo o no.
Porque somos público, no jueces, aunque a veces se nos olvide.
Hay ejemplos similares; algunos con nombres y apellidos, igualmente castigados, o al menos estigmatizados sin juicio de por medio. Sé que, en cuestiones de género, hay que usar la empatía, pero también sé que los castigos sociales fuera de la justicia no son justos en demasiadas ocasiones.
Insisto: las víctimas tienen que tener nuestra solidaridad, cualquier víctima; y si una mujer dice que fue atacada o agredida, debemos creerla y no victimizarla.
Sin embargo, desde mi perspectiva como observador ajeno a los hechos, considero que ponemos en peligro la justicia si nos erigimos en jueces, si las acusaciones en medios se consideran prueba, si los juicios son inexistentes y convertimos las #etiquetas (#hashtag) en código penal.
En lo personal, no puedo dejar de considerar que me parece un planteamiento en el que se busca venganza, más que justicia. Aunque se enmarque en las reivindicaciones feministas y se asocie con los últimos movimientos en ese ámbito.
@ignacio_martins
nachomartins (Instagram)





No comments: