Translate

Wednesday, October 25, 2017

San Judas Tadeo… de los Peloteros: Elia Casillas

  




 En Memoria de: Luz Arcelia Correa, Nena de Estrada.

Elia Casillas  


Cuando veo el Templo de este Santo Patrono, se vienen todos los beisbolistas  que de una u otra forma,  tuvieron  que ver con la edificación.  Algunas personas  viven estrechamente unidas a este deporte sin ser peloteros, como don Enrique Mazón, dueño de los Naranjeros de Hermosillo, el Dr. Arturo León Lerma, ex Presidente de la Liga Mexicana del Pacifico y narradores deportivos de la radio.
En cada ladrillo de este recinto hay sudor de un pueblo y de una comunidad beisbolera. Era medio día, Rosario de Merino  llegó apurada, y sólo me dijo:
-Estoy enferma y estuve hospitalizada en Hermosillo, ya no hay comité para la construcción del Templo, y yo,  ya estoy cansada. Aquí te traigo todo… ¿quieres ser la Presidenta del Templo?
-Uffff,  ¿Presidenta? ¿Y comité de dónde?
-No hay, busca tu gente… dijo muy desconsolada.
-¿Que me toca  hacer Rosario?
-Sólo el techo del Templo… sólo eso…
Tenía que hablar con Mercedes, ese Templo necesitaba tiempo completo, así que le dije:
-Mercedes, Dios nos ha dado más de lo que realmente merecemos, tal vez Él quiere ver que tan agradecidos somos…
-Está bien, ayuda,   lo único que te pido es la ropa limpia,  la comida a tiempo y que no me descuides a los niños.
-Mira, es sólo un año, en un año le ponemos  el techo al templo y santo remedio, pero no nos vamos a ir contigo a Mérida como lo hacemos siempre, únicamente  te veremos en vacaciones, ¿estás de acuerdo?
-Mmmmm, esta bien, al fin que el tiempo se va pronto, sirve que este año no movemos a los niños de la escuela. ¿Pero estás segura qué en un año le pondrán el techo al Templo? 
-Sí. En un año, no más.
Dije eso, con la seguridad que me daba ignorar el verdadero estado del templo, que tenía más de año abandonado, sol,  viento, el mismo correr de las estaciones,  le  estaban  carcomiendo los ladrillos.  Entonces,  casi me caigo cuando vi el interior, había un sin fin de ladrillos quebrados,   tablas despellejándose, animales muertos, basura… ¡Uy Dios! ¿Qué  voy hacer? Cuestioné al cielo  que se dejaba ver por el gran hueco del techo. Igual y Dios me escuchó, pero no dijo nada. Mmmmm ¿eso era una  buena señal? Mil ideas sacudían mi cerebro, ¿ahora de dónde voy a sacar comité, fondos, qué  eventos puedo organizar? Al día siguiente muy temprano, el timbre enloqueció y supe que alguien con un gran apuro me buscaba.
-Señora, vengo del Materiales del Sol, el Templo de San Judas Tadeo, debe la cantidad de cuatro cientos veinte mil pesos…
-¿Queeeeeeeeeeé a quién asaltaron,   no entiendo…?
-Lo debe el comité de San Judas y doña Rosario me mandó con usted…
-Espera, espera… Espera, eso es mucho dinero, apenas me dieron el nombramiento ¿y ya debo esa cantidad?
-Sí, señora…
Jajaja Señor: Padre, por favor, bromitas cuando todavía no desayuno, no. Dije viendo las nubes que colgaban del firmamento.
-Mira, más tarde voy y hablo con el dueño de Materiales del Sol,  dile que me espere, todavía no pruebo ni el café y esas noticias se reciben con el estomago lleno.
Desalentado o no,  el cobrador se fue, entonces entendí  por qué  Rosario me entregaba el comité y como dicen los corridos mexicanos, redundando,  corría 1989, entonces eran millones, si,  nuestro peso no perdía sus bonitos ceros.
Por supuesto que hablé  con el  encargado del negocio y se ofreció esperar en lo que algo se me ocurría,  no sé  ni cómo, pero lo convencí.   Entre rezos  de día,  de noche y de madrugada, vinieron a la cabeza unas Fiestas Patronales, peregrinaciones, misas, grupos de danza, música, teatro, venta de antojitos mexicanos…  ¡Uy!  Un templete, mesas, sillas, publicidad  con la imagen de San Judas Tadeo, pero no hay comité… ¡Ay, ay, ay! Entonces, averigüé quienes eran las beatitas del Templo, en alguna ocasión escuché  que en la colonia oficiaban misas. Con todo el entusiasmo del universo les platiqué mis planes, ellas se veían unas a otras como estudiando una loca que había escapado de cualquier manicomio y trataba de tomarles el pelo,  menos a su actual  presidenta.  Al final también las persuadí, de pasada les dije me ayudaran a formar el comité,  ya que conocían gente de la colonia. Sí, porque las rezadoras se conocen el teje y maneje de los pueblos, a veces bien, a veces no, pero están enteradas de todo, eso si es seguro. Entonces, como siempre que algo se me atoraba en Navojoa, busqué  a Nena la esposa de Paquin Estrada y ella  fue muy clara, y dijo:
-Te ayudo en lo que quieras, cuentas con nosotros para todo, ¿pero entrar a un comité…?  Apenas a ti se te ocurre aceptar semejante puesto, la gente de la iglesia es muy agresiva y a todas las presidentas anteriores de ladronas no las han bajado, ¡ay! Elia, apenas a ti se te ocurre… jajaja Pero en lo que te pueda ayudar con mucho gusto.
Le hablé de las fiestas, entonces agregó:
-Anótanos a Paquín y a Houston para vender cena una noche, voy a hablar con Rubí mi hermana, no creo que me diga que no,  nosotros vamos a llevar todo, pozole, tostadas, champurrado, y  lo que se pueda…
Dios y ustedes,  saben que cuando  alguien te dice  eso, es como dar un gran salto y de pronto me salieron alas,  sintiéndome  livianita,  empecé a volar y de ahí en adelante, todo marchó mejor de lo que soñé. Les juro que cuando me dijeron lo que adeudaba el comité anterior casi se me hace una pesadilla, pero una vez que empecé a soñar con el templo funcionando y nosotros de regreso con Mercedes en Mérida, Yucatán, el tiempo aceleró su avión  y  terminamos la tarea. Claro que al principio y después,  la gente no tenia idea de  que se venía junto con   todo aquel ajetreo, algunas personas hablaron a casa para decirme que estaba loca, que eso no se había hecho nunca en la colonia y me iba a ir mal.  Conteste: ya voy en el tren, suben o las dejo. Faltando ocho días para que iniciaran las fiestas del Templo, se formó el comité.  El Edificio  necesitaba luz, agua, llenar el enorme cráter que había en el centro, de nuevo Materiales del Sol me fió, luego el Dueño de la Ferretería Allende me dio todo lo que necesitábamos para introducir la luz, claro, que cuando le dije:- Dios te lo pague- él inmediatamente contesto:
-No,  me lo pagas tú.
Lo más barato fue el agua, esa la arregló el güerito, mi plomero. Dieciocho millones de pesos libres, dejaron las fiestas. Entonces sí, agárrense que San Judas Tadeo tenía su cuenta bancaria, mancomunada con la tesorera y esta doña.  Pero, esos peros que siempre le quitan el sabor al caldo, según presupuestos,  el techo de la Iglesia costaba: sesenta y cinco millones. ¡Uy Dios!, ¿para qué habré dicho que en un año?  De ahí siguieron otros eventos, bueno y se preguntarán ustedes, ¿dónde están  los desesperados peloteros? Se me ocurrió organizar un concurso de rap con una kermés, y jueguitos mecánicos. Ésta vez, ocuparíamos la plaza y la calle de la colonia Brisas del Valle,  claro, con venta de antojitos mexicanos,  y no es para que se saboreen pero estas doñitas son muy buenas en cuestiones gastronómicas, más si son regionales. Necesitaba los trofeos de los ganadores, hablé  con Isabel Ceseña, en ese tiempo,  Chabelo pertenecía a los Yaquis de Ciudad Obregón, de nuevo con Paquín Estrada, el Rudy Valdez, Mario Mendoza, el mismo Mercedes, aquello fue una locura, imagínense estos laureles entregados personalmente por estos grandes jugadores, ¡uy! nos fue re bien.  Entonces aparece   Don Enrique Mazón. Necesitábamos un desfile de modas, la Casa Mazón era la única que prestaba esta ayuda a todos los comités de beneficencia,  invité  a Rosario a Hermosillo, íbamos de lujo, Mercedes era el chofer, ahí estaba don Enrique, inmediatamente nos recibió, ese día empezaba la guerra: Tormenta del Desierto y,  la risa tan acogedora de Don Enrique nos hizo creer que no todo está podrido en este mundo, el  saludo nos llevo a la  confianza para pedirle el desfile, y aunque en Ciudad Obregón nos dijeron que ya se lo habían dado a las Damas Leonas de Navojoa, con la pena,  pero les cancelaron. Ojo, más vale amigos que dinero, o más vale en este caso,  ser pelotero. Bueno,  la cuenta tuvo su buen guardadito para el techo después del desfile. De nuevo en las fiestas… Ahí vamos al Palacio Municipal a conseguir el templete del año anterior, ¿y qué creen? Ya no existía. Entonces sí señores,  me puse a llorar a lágrima seguida, y bueno, que me acuerdo del  Dr. Arturo León Lerma,  yo lo conocía por el béisbol,  les juro que me aguanté, pero en cuanto lo vi, el llanto me regresó,  pero ahora sí, con más ganas. León Lerma no hallaba que hacer, para empezar, no me entendía,  jajá,   porque entre el llanto, el moco, la voz entrecortada, aquello era un merequetengue. Una vez en calma, dijo:
-Ve a las oficinas de la Tecate mañana a las nueve de la mañana, ya te dieron cita.
-Gracias Doctor…y que Dios se lo pague.
Al día siguiente nos recibió Don Ramón Ruiz Molina, el gerente. Después de contarle toda la historia,  él quiso (en todo su derecho), convencernos de la venta de cerveza. Inteligentemente ante nuestra negativa,  desvió   la atención y se dirigió al único hombre que nos acompañaba:
-¿Cómo la ve Padrecito…?
Mercedes volteo para atrás pensando que el Padre Efraín,  párroco de la comunidad había llegado sin darnos cuenta y nada… él era  el único individuo en esa dirección.
-¿Yo?
-Sí, usted Padrecito, contesto don Ramón.
-No señor, yo no soy Cura, yo soy esposo de la señora que habla mucho… jajaja…  Mercedes Esquer, para servirle.
-¿Mercedes Esquer?  No me digas que tú  eres Mercedes Esquer… ¿El pelotero…?
En ese momento todo se volvió una charla beisbolera, desde la triple corona, Series del Caribe, sus inicios con los Sultanes del Monterrey, ¡uy!  Uno no imagina que la gente sepa tanto de la biografía de un jugador,  digo, profesional. No crean,  yo por dentro feliz, dije ya conseguimos todo: Templete, carpas, mesas, sillas, y la propaganda  de San Judas Tadeo y así fue.
Una  noche  ya estando en el octavo día de fiestas, me dice Graciela la secretaria.
-Oye Elia, ya no hay regalos para la tómbola.
-No te apures Dios provee-  dije
Qué  les cuento. ¿Quién imaginan que llegó  con una bolsa inmensa llena de artículos de piel para la tómbola? Sí, Nena,  la esposa de Paquin,   precisamente esa noche  la tómbola estaba  en bancarrota, de nuevo,  Nena rescatándonos.    
Bueno, también Vinicio Castilla se vio involucrado en esta Iglesia, el club de Obregón en esos días comandado por el Señor Joffroy, nos envió una camisola con el apellido y el número de este Oaxaqueño, ya en la rifa habiéndose terminado los números se acerca un señor a comprar y con tristeza  le dijimos que  se habían terminado, entonces muy resuelto nos dice:
-Auméntele cinco números mas a esa rifa, que la camisa del  Viny  ya es mía.
Bueno, siendo así, pues sí. Una manita santa vino a sacar los números de un  frasco y  el señor que,  después supimos que nos visitaba de la gloriosa ciudad de Álamos, se llevó la camisola de Vinicio, inmediatamente se la puso, en esa ocasión nos acompañaba en el templete el grupo musical de los Cuñados, en toda la noche el señor no paró  de bailar. Para el  sorteo de las camisetas con  foto de Antonio,  el Cañón Osuna, que en esa época actuaba  con los Dogers de los Ángeles,  un caballero  se acercó  y de una de las listas compró como cuarenta números para que su hijo tuviera la camiseta, también se la ganó. El  gran Mario Mendoza e Irma su bellísima esposa,  trajeron  recuerdos de los Angelinos de California, con decirles que hasta un uniforme de Rod Carriew… pelotas autografiadas,  viseras, gorras.   De la misma forma hizo Marcelo Echeverría con la camisola de los Angelinos, claro que ahí entre  la familia  adquirieron casi toda la lista, igualmente acarreó con   el premio.
Ana de Moreno, esposa de Jesús Moreno, segundo lanzador de un juego perfecto en la Liga Mexicana del Pacifico,  giró desde Tepic Nayarit, camisas de la selección de Fútbol  de México, relojes con la foto de Ramón Ramírez, llaveros con la imagen de Nicolás, camisetas de las Chivas con el autógrafo de Ramón, Ana es hermana de estos dos fantásticos  jugadores del fútbol mexicano, y tiene una tienda deportiva en esa ciudad. Antonio Ortega, ¿lo conocen? Narrador de los juegos de los Mayos de Navojoa,  bueno, él  nos echaba porras en la radio y Alejandro Peña hacia los comerciales de las Fiestas,  debo aclararles que todo lo que se consiguió para este templo fue donado, las dos radios de la comunidad, XEKE y la GL no cobraron los comerciales. Uy se me olvidaba el Memo Velásquez y Ever Magallanes, ellos donaron bats autografiados, el Memo casi me mata cuando supo el precio en que vendimos su bat… jajaja me ha dado una reprendida,  yo estaba como perrito regañado. Entre Marcela Silva de Leal, Graciela Gutiérrez de Valdez y Audelia de Cota, entregamos el comité sin deuda, con firme,  techo, luz, agua y puertas, en un año como se lo prometí a Mercedes.  Las fiestas ya son un gran acontecimiento en la colonia y en el pueblo y se realizan fielmente cada temporada del 20 al 28 de octubre, hoy cumplen 23 años.  Tal vez no concuerden las fechas de algunos jugadores como Viny, el Cañón, Los Ramírez, el Memo Velásquez y Ever Magallanes con 1989-90,  porque esta servidora siguió ayudando a organizar el evento cultural,  pero ya sin la responsabilidad de una Presidencia, que me apartaría de mi marido.  Ahhhh, Gabriela mi hija nació el 28 de Octubre, el día de San Judas Tadeo. ¡Qué Diosidencia!  Qué tramposo es Dios, diria yo.  Durante esos años, Gaby no tuvo fiesta de cumpleaños, ella donaba su pastel y el Pacho Valenzuela reconocido estilista,  aficionado de los Mayos de Navojoa y organizador de la porra,  dividía el pastel y le hacia los números para que ella los  vendiera.  Luis Mercedes, nació el 25 de el mismo mes, y ahí entre todos,  en plenas  fiestas le cantábamos las mañanitas, el Meche como lo conocen aquí, era el YVM mío,  además se encargó  por más de un año de regar los árboles de la Iglesia.    Un día me di cuenta que hacía trampa, ya que el árbol que él donó era el más bonito, el más frondoso, el más altivo. Luis –hablé con él- tienes que regar a todos los arbolitos,  no empapes nada más el tuyo.   Nunca trabajamos solas, nuestros maridos  e hijos, unieron sus hombros a los nuestros y fuimos un buen equipo. Hoy el Templo esta terminado,  desfilan  tantos y tantos peloteros en el día de San Judas Tadeo,    y cuando los veo,  pienso… San Judas Tadeo de los casos difíciles y… Desesperados Peloteros. 




No comments: