Translate

Friday, September 29, 2017

Elia Casillas


El temblor  nos deja su rostro fúnebre en el pulso,  es un dios que regresa a despedazarnos y nos recuerda la partícula en que nos descubrimos, el punto que  mueve  a la creación, que salió de su infierno con la mano en alto. Nos desplaza, esperamos  ayuda, servirnos, ser de nuevo el santo polvo, el micro mundo en un movimiento de la tierra. Nos sigue, en el subconsciente es un vagabundo enojado, la danza tétrica de la Muerte, el ombligo de la vida en la hilera de  Dios, el Padre bondadoso que nos desaloja al fin, de nuestra sombra. 


Navojoa, Son. 





No comments: