Translate

Thursday, June 15, 2017

Raúl Renán: Minificciones

La caída

En una concentración de ciudadanos en la plaza pública, un hombre con aire suspensivo desembolsa, furtivo, un libro menudo como él. Lo abre y lee para sí. Lo que lee se refleja en sus reacciones: las quijadas trabadas, el puño apretado, el color encendido del rostro, cierto intento de levitación. De pronto, un ventarrón sopla entre la multitud ciega y sorda, azota las páginas del libro con un hojeo brusco y hace volar todas las palabras abandonándolas a su peso sobre la multitud. Los extraños volantes van cayendo y cada ciudadano, como si fuera su designio, recibe del aire su palabra. Todos los puños blanden sus palabras contra el hombre del poder que desde el balcón del palacio cae palabreado, múltiplemente muerto.


El cuerpo del delito

El cadáver yacía en posición decúbito dorsal, al pie de uno de los estantes de la biblioteca. Junto a su cabeza se halló un libro llamado Diccionario de la Lengua Española con todas las hojas en blanco. El cuerpo estaba sepultado bajo una montaña de palabras, mismas que le sirvieron de oración fúnebre.


El doble

El rostro del hombre, uno solo en su juventud, va separando sus rasgos en dos gestos que finalmente perfilan un par de rostros de un ojo cada uno y diferentes del primero que los generó: marca de nuestro linaje en doble máscara. Últimos hijos del hombre nacidos viejos.


Bálsamo de mis heridas

Se están hundiendo las arrugas. Cede vencida la piel al filo incisivo del tiempo. Y penetrará, penetrará convertido en muerte. Los afeites quisieron disimular las cisuras. Sólo podrá cubrirlas el bálsamo para retrasar la descomposición.


Pan

Partí el pan que colmaba la cuenca de mi plato y en su entraña encontré el levantamiento de mi humanidad que sacia su hambre, el amor de mis semejantes puesto en la espiga, y el ascenso del olor hacia la desaparición, como toda forma del tiempo.









No comments: