Translate

Sunday, December 04, 2016

Buen viaje querido amigo: Ramón Iñiguez Franco

Estaba en la escuela de escritores, fui porque andaba perdida. Cada sábado, en uno de los costados de la entrada al salón publicaban los textos que salían en la página Quehacer Cultural de el Diario del Yaqui. Yo iba y venía con mis escritos, me entristecía no aparecer ahí. Un día, la fortuna llevó a don Ramón Iñiguez a la escuela, le pregunté por qué no estaba en su Página. Preguntó mi nombre, se lo di. Elia -contestó muy serio- nunca he visto tus textos. Por favor, si puedes enviarlos por los Mayitos, yo voy y los recojo, nada más, me avisas antes, o si los quieres llevar a la Biblioteca publica Jesús Corral Ruíz que está en el centro. Si quiere, yo se los llevo -dijo- Perla Julieta Ortiz Murray. Así empezó mi carrera en las letras, él apostó por mí y por muchos. Un hombre con un gran corazón, apasionado de la literatura, leal con los amigos. 1998, el año en que lo conocí, el tiempo nos hizo amigos, luego de esos días, le dio un infarto y yo como la Delgadina, de la sala a la cocina rece y rece, hablando con su esposa para estar al tanto de su salud. Pensaba que si él moría, qué iba a ser de mí, casi había encontrado un padrino; quitemos el casi. La primera vez que me vi publicada en la página, quería brincar, andar como la Llorona por las calles del pueblo, mostrarle a todos mi texto en un periódico. Él tiene todos mis libros, siempre que salía uno, sino se lo entregaba personalmente, lo hacía llegar. Libró el infarto, un cáncer de piel, y... Ya estaba cansado. Hablé con su familia hace unos días, pedí su hija le dijera: Dile que lo quiero mucho... No, no le digas eso, dile que lo quiero un chingo. Agripina, es el último de mis cuentos que envié. "Ay Elia Casillas, está muy largo el cuento, lo voy a publicar en fragmentos, ahí te encargo unas imágenes".




No comments: