Translate

Saturday, November 19, 2016

Margarito Cuéllar


























CODEX

“… y para ser maestro ha sido oyente…”
Horacio


INTERPRETACIÓN DEL SILENCIO (1)

Conocí a una mujer que iba por los pasillos del silencio.
En aquel tiempo la voz no era elemento necesario
y yo iba como náufrago en los ríos de su cuello
hasta que una sucesión de temblores terminaban habitándola.

Le pregunto si le agradan mis manos sobre sus hombros
delicados como el barro de una estatuilla,
mis labios recorriendo la corteza de su espalda
blanca como el álbum en el que escribo.

“Los torturadores –dice– se llevaron a mi padre,
le clavaron agujas para que dijera la verdad,
por eso mi piel es áspera como la memoria del sueño.
Probablemente hay algo de miel en mi interior
pero mi parte dulce habita las profundidades.
Si los años son suficientes
para calmar al animal que aúlla en mí
a causa de la muerte de mi padre
seré lo suficientemente bella para amarte
si aún es tiempo de admirar mi desnudez.”

Marzo 09 2014

INTERPRETACIÓN DEL SILENCIO (2)

Si tomas mi mano, besas mi vientre
y navegas ligeramente a mis piernas aquí estaré.
Si no te asustan las cicatrices de mi piel,
amargas flores abiertas en noches en las que los ladrones
se llevaron árboles, plazas, el país entero,
si hay tiempo para caminar en las ruinas
y no te espanta que en vez de piel tersa
encuentres anatemas,
si no te extraña que camine con dificultad
a causa del tormento al que fui sometida
para delatar a mi padre,
sigo aquí, en un campo al que apenas llega el sol,
sobre un baldío que desconoce la palabra lluvia.
Probablemente mi voz pierda suavidad
y te suenen bruscas mis cadenas:
fui sometida a duros castigos
para que confesara los delitos de un padre.
Eran tiempos en que la muerte hablaba otros idiomas
y el silencio crecía en las grietas
como pequeñas flores de papel.

Marzo 09 de 2014

INTERPRETACIÓN DEL SILENCIO (3)

Si preguntan a dónde voy
y creen que busco a una sombra
nada puedo responder ahora.
Dijeron
“el nombre de tu hijo no ilumina ninguna parte”
y si estaba segura
que podía ser el nombre de un fantasma.
Voy a donde el viento lleva las cenizas
donde los pájaros cantan bajo
para no helarse las alas,
el alfabeto de la muerte se dice bajo para no incomodar leyes
y los expedientes callan
como si lo que suscriben no tuviera manos y pies.
Tienen razón: un hijo es un fantasma
un fantasma que canta aunque le vuelen la música de un tiro.
Veo un desfile de fantasmas con el rostro cubierto como el mío
para que sus perseguidores no los alcancen,
algunos traen un libro bajo el brazo y un poema de amor en la camisa;
hablan lenguas extrañas, pero sé que respiran.
Si tienen paciencia esperen que anochezca,
es largo el día, mas hay caminos
que los perseguidores desconocen.

Marzo 09 de 2014


INQUILINUS

Al miedo no hay que dejarlo ir.
Si se marcha queda un vacío
y acabará sus días como un perro sin dueño.

“El optimismo es el opio del pueblo.
Alimenta al temor, que se acostumbre a la desdicha”,
recomiendan doctores.

Si te es posible siembra pequeños huertos de miedo
y lleva algo de hiel a la oficina.
Rociar el aire con temor fresco
da consistencia y protección al miedo.

El miedo se alimenta de insectos amarillos y miedosos
que van en muchas patas por los bordes del sueño.
A veces le brotan filamentos verdes
y se infla como un sapo.

La razón de ser del miedo es la ilusión
del que soñó ser inmortal
y al despertarse
se vio así mismo convertido en cenizas.

Marzo 09 de 2014

INTERPRETACIÓN DEL SILENCIO (4)
 La tumba del fondo, cubierta por la hierba
y a punto de ser ocupada por muertos más actuales,
es la memoria.
Alguna vez fue guía de la tribu
hoy cae a pedazos como olvido mal puesto
o tradición echada a perder.
Nada recuerda. De sus despojos caen el blanco y el negro,
filmes sin registro de su paso por la civilización.
Silencio, el nuevo dios aclamado por todos.

Marzo 04 de 2014
  
 VIDA Y MUERTE EN SENTIDO CONTRARIO POR EL MISMO SENDERO

Pregunto si a la muerte la persigue la sombra
del sol como a nosotros;
si se refleja en el fondo del agua
como la luna y yo
y si la espalda se le dobla
con lo que lleva a cuestas.

La vida de los muertos pesa el doble
dicen los que regresan
y marchan silenciosos por los ríos del mundo
temerosos de que alguien los descubra.

Pregunto si la muerte se enamora
de su diaria tarea de reciclar las cosas
o si actúa las páginas de un guión
escrito en celdas de las que nadie escapa.
Si no distingue luz de oscuridad
si la diferencia entre mirada y cielo
es cuestión de semántica
será que guerra y paraíso
brotan del árbol de lo mismo.

Vida y muerte en sentido contrario
por el mismo sendero.

Marzo 08 de 2014


CIUDADES

Fortificadas por muralla de sueños.
Comala: muertos emparientan con muertos,
resucitados con muertos.
Luvina: el aire seca la memoria,
el sol protagoniza la opereta del diablo.
Gomorra: pasada la noche la rumba sigue.
Sodoma: Placer esquina con Dolor.
Viajero, si vas de la región más transparente al Leteo
conserva este muestrario de capitales de bolsillo:
Troya y los primeros días de Pompeya.
Tunja, ciudad de los Poetas.
Bogotá la Horrenda, Quito la invisible,
México la Infame.
Ciudades a las que se entra y no se sale.
Migajones de pan devorados por las hormigas.


 AERÓBIC DE LOS CLONES

A Javier Sicilia

La multitud avanza, yo la sigo.
Los de adelante ven a los de atrás,
los de atrás a la sombra que imitan.
Los ríos desembocan en la gula del mar
dispuesta a masticarnos
a la salud de la serpiente.
Desde Palacio, el instructor de aerobics pide orden,
unidad, simetría.
Sin ritmo no hay país, dice, y gira, salta:
alguien lo sigue, todos imitamos.
La patria, saltimbanquis, requiere clones libres
sobre el adoratorio de tres pistas.
Hay suficientes ritmos
para que nuevas hordas
salven al país con sus pasos.


 SOL DEL PESIMISTA
(Escrito en la hoja en blanco de un libro de Óscar Hahn)

Para Ayax

Pez y mismo.
El mundo contagiado de esa música.
Hoy despertó mi hijo con manchas en la piel
y arroja dardos con veneno
a la Iglesia, al policía del barrio
a sus compañeros del colegio
a los padres de sus compañeros del colegio
a los maestros de los padres de sus compañeros del colegio
al perro que dormita feliz
en vez de ahuyentar a las palomas
que lo privan de su alimento;
al gato que duerme junto al perro
en vez de perseguir a las palomas
que lo dejan sin alimento
a Santaclaus que no se pone a dieta
ni va al gym media hora tres días a la semana
a los Reyes Magos
porque olvidaron un elefante afuera de la casa
desde que mi hijo cumplió seis años;
a Caperucita Roja por no escapar del cuento
a Borges por excluir de los dones la vida eterna
a Bob Dylan por no callarse a tiempo
a Maradona por querer ser Dios
a Dios por burlar a Maradona
a la Indeseable en el tablero de la muerte
a las víboras por cambiar de piel
a los tigres por saltar aros de fuego 112
a cambio de un pedazo de pan
a Cioran al Papa a Obama.
A mi hijo mayor le queda un dardo.
No sabe si disparar al chico del espejo
o al pesimista que arroja pelotitas de optimismo;
No, el amor lo persigue
en una bicicleta verde.
Sale de la pecera en busca de un mar cierto
donde lo esperan peces bendecidos
como él, aunque pronto el agua
sea insuficiente para el tamaño de sus sueños.
Su agenda
antes de alcanzar los traicioneros 20:
derrumbar la estatua de Rimbaud
que ríe desafiante desde la selva de su cuarto,
trazar un puente de aire y partituras,
pájaros y silencios
desde Utopía -patria por descubrirse- a Nunca Jamás.
Embarcación y tribu esperan en el próximo viaje.


DOCTOR VÉRTIZ 185, INTERIOR 5

Para Carlos López

Mi vecino pasea a sus perros con el alba.
Uno es negro por dentro y verde por fuera.
Otro es blanco de dientes para arriba;
tiene aires de sicario
guardaespaldas o puercoespín.
Al perro negro no le caigo bien;
al blanco tampoco, pero lo disimula
y guarda sus colmillos en un estuche de oro
si ejercito en voz alta mis quevedos.
El dueño de los perros
aparte de ser el dueño de los perros
desnuda por las noches
a la Dama de los Cabellos Ardientes.
Barba Jacob sería feliz en esta vecindad
de impresores de sueños y músicos de un rato,
ninfas en la niebla,
grafiteros en busca de su cueva de Altamira.
Versitas arrojan el anzuelo
al fondo del antiguo lago
por si pica un pez gordo
o anclan en su Titanic de papel
los dioses de la fama.


Baladas a las estudiantes que se gradúan
El Quirófano Ediciones, Guayaquil, Ecuador, 2013

BALADA DE LA MUCHACHA ZANAHORIA

…y esa mujer de larguísimas piernas
y rostro anguloso y voz recién salida del amor
o simplemente del humo de un cigarro…
José Carlos Becerra

Crece con el verano y las llamas del sol. Los bordes de sus ojos son dos
ríos. A su cintura, infame turba, más de uno desea enredarse como
arbusto feliz. Esa mirada de muchacha con sed la aprendió en un curso
intensivo para secretarias. Quiere la suerte el amor se entienda con
nosotros; y se acerca, mayúscula, impuntual, en su voleo de viernes por
la tarde. Sobra decir, marchantes, sabe a gelatina de frambuesa y a veces
llega con las primeras lluvias.


 BALADA DEL CAZADOR

Porque ver es un arte
pulimiento de la mirada
artesanía de la imaginación.
El veedor, Terrible,
inventa, moldea, configura.
Traza en el aire su propia casa de luz.


 BALADA A LAS ESTUDIANTES QUE SE GRADÚAN

¿Aprendieron el ABC del amor compartido?
¿Forjaron cigarros de marihuana
con su maestro de hermenéutica?
¿Qué dice Amor de la embriaguez?
Sus medias forman serpentinas en el aire
y ustedes hablan
de la fenomenología para el estudio del barroco
del virus de la tristeza de los cítricos
y la tendencia en lingüística aplicada.
¿Hicieron strip tis en el cuarto sediento
de un estudiante pobre?
¿Qué les dicen John Keats, Leonard Cohen,
las mañanas de lluvia y Monterrey?
¿Aprendieron el Braille del amor?
Hablan de cursos intensivos
de Susan Sontag y Gabriela Mistral,
el día en que las hormigas
inauguran un camino de hojuelas en la piel.
Flores de escuela, licenciadas en letras o en historia,
¿y el homogéneo fuego que sucede
en el rincón despierto de algún cine?
¿El diablo del deseo
las persigue en su potro de hierro?
¿Se encomiendan a San Juan de la Cruz?
¿Vuelan los aeroplanos de Huidobro
y las noches de San López Velarde?
Este calor ajeno que nos mata
junio ha de ser en su silbato loco.
  

Poetas

Invaden la ciudad, hormigas poblando la  noche descalza.
Gas incómodo, se confunden con la inversión térmica y el horario de verano.
Buscan aire para su balón de palabras, razón para su fe,
fuego para encender
                               la flor.
Esos que van hacia ninguna parte como molinos sin cabeza,
podrían ser piedras,
                     corazones en llamas, predicadores o figuras del espacio celeste.
Llaman la atención como un choque de trenes o un telegrama en blanco,
como un estallamiento de vísceras o un gorrión rojo sobre el piano.
Suicidas, heroicos, bohemios, escriben la biografía del aire.
Esperan barcos en puertos que no existen, tienen novias
con cuellos de bambú y
                             piernas de mañana.



Ceremonial para el sacrificio de las termitas


                                                            Mis llamas con tu nieve y tu yelo,
                                                            cual suele opuestas flechas de su aljaba….
                                                   Francisco de Quevedo


Te prefiero habitando el destello de los enigmas
perdiéndote en el rostro del frío
serpenteante y alegre como cuevas de murciélagos.
Me gustaría celebrarte a fuego lento en la llanura de mi alma,
pero algo en la distancia
                    lanza señales de humo para que se alejen tus lunes
de mis partes.
Sugiere Amor quemar las naves, pagar los intereses,
y que el sol pase en limpio el estallido
                              de su trayectoria.
Por la noche tu presencia es un auto hacia el abismo y el
baile de disfraces llega a su fin, a
             su principio, en una plaza de músicos borrachos.
Diciembre y neblina me hablan ya de otra historia, de
otra ciudad tal vez, de otro
                ceremonial para el sacrificio de las termitas.
Te esperé en el mar de los resentimientos y en el asombro de los magos,
en los días prohibidos y las palabras inconclusas;
en el olor a vino de los desvelados y en la butaca del cineclub.
Hoy domingo que el calentador entra en su tercera mañana de huelga
decido enterrarte en la luna silvestre y el temblor de  los durmientes
despiertos por el aullido de los trenes.
                                          Celebración, celebración.


 

No comments: