Translate

Sunday, November 13, 2016

Juan Diego González, Mara Romero: No soy una mentirosa...

Si ustedes piensan que miento o que alteré la información,  lean. Con ésto, doy por terminado mi participación con estas personas, no quiero saber de ellas ni en pintura. Espero que ya me dejen en paz y, Mara: no defiendas lo que no tiene remedio, ustedes se conocen las sucias y las podridas, no traten, no intenten que me vea como una embustera. No necesitan que les echen lodo, ustedes solos se ensucian. ¿Charla de sobremesa, Juan Diego? Pero si te los acabaste, ¿cómo te atreves,  cómo imaginaste que  yo  iba a tomarlo como una charla de sobremesa? ¿Cómo? Si Mara Romero está diciendo que nunca le pagaron en Navojoa, si por culpa de todo lo que ella cita, acerca del mentado cheque (que sí cobró), y de mí, el encuentro de escritores: Bajo el Asedio de los Signos, no volvió a realizarse en este pueblo. Nunca te tomaste dos minutos para analizarme,  no te diste el tiempo de revisar mi perfil. Y lo que describiste Juan Diego, es lo que escribí, no agregué ni un cero a las cantidades de lo que dijiste. Agradece que no publique lo demás: porque es de vida privada. Parece que no conectas tu lengua con el cerebro. Estás en problemas, si no eres consciente de lo que platicas. La lengua también es un arma, Juan Diego.
Pueden engañar al mundo, pero la única verdad es ésta...   Juan Diego, espero que nunca vuelvas a escribir a mi correo y no menciones a Dios, ni lo conoces. 
Padre: ilumínalos o elimínalos.

Elia Casillas

Sobre publicación en tu blog



|
jue 03/11, 11:46 a.m.


El mensaje se envió con importancia alta.
Reenviaste este mensaje el 04/11/2016 06:49 p.m.
Hola Elia, que el Dios de la vida te ilumine.
Esta mañana, al mirar por los mensajes, tenía uno que me mandaba directamente a tu blogspot. Leí la publicación. Lo menos que puedo decirte es que te pasaste como un kilómetro de la rayita. La platica que tuvimos fue como compañeros en esto de las letras, NO para que publicarás en tu sitio, además sacado de contexto y particularmente sin pedirme permiso de usar mi nombre.
Todavía no alcanzo a entender el nivel de inconciencia de algunas personas para hacer cosas que pueden lastimar a los demás. Acaso no sabes todo lo que esto puede acarrearme de manera personal, familiar y laboral.
No, no lo sabes, porque entonces no lo hubieras hecho. O al contrario, sí lo sabes y lo hiciste con una intención retorcida de dañar. No lo sé. Sólo espero que tengas un poco, un poquito de respeto y lo que fue una charla de sobre mesa, se quedé en eso, una charla de sobre mesa. Ojalá tuvieras un poco de sensibilidad y quitar mi nombre de esa publicación y como te dije, que el contenido que se hizo de forma privada, se quedé en ese ámbito, en lo privado. No tienes ningún derecho de publicar nada sin la autorización previa de la persona, la cual en este caso particular, NO AUTORICÉ a que lo publicarás ni en partes ni completo ni mucho menos distorsionado o con tendencias plurivalentes.
Te recalco que el contenido de este correo tampoco tienes derecho de publicarlo nada ni comentar nada, es un correo personal en el que te exijo sencillamente quitar mi nombre y lo que platicamos, así de sencillo, a la brevedad.
Como tú dices, hay un Padre en el cielo que mira nuestras acciones ¿De veras crees que ese Padre está contento contigo por lastimar a las personas, por dañarlos, por meterlos en problemas?

Atte Juan Diego González

Que la vida te bendiga, que el sol siempre ilumine tu rostro y que una sonrisa sea tu primer saludo

No comments: