Translate

Tuesday, November 08, 2016

ESCRITO EN ESPAÑA: Alejandra Pizarnik



 santiago de compostela

Habían traído la reliquia, trajeron la mano de San Pablo, plateada la mano en la blanca mano salida de una túnica roja. Pueblo aplaudiendo; mujer vieja de negro lloraba, desdentada, temblorosa, huesos crujiéndole, se abren en su cara, se abrían como flores sus ojos celestes (rojo de la sotana, plata de la reliquia), temblequeando trémula en honor de la mano pura, la mano santa, la mano que dará o daría o habría de haber dado. En la noche al borde de la ventana riéndonos de las sombras del patio contiguo al comedor del hotel. La sombra de un comensal. La sombra de un cuchillo. La sombra de un tenedor. La sombra de un ave. La sombra de una mano alzando la sombra de un tenedor hasta la sombra de una boca. Riéndonos de las sombras, ojos tuyos llenos de risa, tus manos, la noche, lo mío, lo tuyo, la noche, por favor, todo tan extraño, la noche.

santiago

La mirada abierta que es un cofre, un lugar de ofrendas: bolo el árbol y el valle, bolo el mendigo y la cieguita cantora, el gitano 1. Pequeño legajo de quince hojas mecanografiadas y manuscritas, con una caratula que lleva el nombre de la autora, el titulo y la fecha: 1965. Se han respetado la disposición tipográfica y los nombres con mayúscula o minúscula, según el caso, tal como figuran en el legajo.   manco, el hombre de la cornamusa -su cara en perpetuo temblor, los ojos alucinados, gritando «no, no, no» en la Plaza de los Literarios en donde tres viejas de negro mirándome -y c6mo hace para saber si es mocita o mocito con esos pantalones -señora -dije- me miro entre las piernas -por la noche bebo anfs y cognac; por la noche bebo sol y sombra -decía el dulce muchachito, decirte cómo canta en la medianoche, beber sol y sombra de una manera otra que aliando anfs y cognac: todos los secretos del sol, todos los de la sombra, los de la vibración ... Si je mourais-la-bas ... enterre-moi dans tes yeux. Por ti todas las canciones del mundo todas las aves do mundo d'amor diziam.

 santiago-catedral

En la catedral. Los grandes ángeles, los fríos ángeles. Los dedos de los peregrinos habiéndose posado tantos siglos en el mármol de la columna hay ahora cinco hendiduras en las que introduje mis dedos (ayer sofie que le decía: tu avais la couleur effroyable du marbre). Cantaban los niños del coro, voces subiendo hacia donde se dice que se las oye. Al cerrar los ojos vi una nube en forma de mujer de negro ofrendando un pequeño animal muerto que fue dulce que fue sedoso que fue sediento. Cuando San Jorge patas del caballo aun el animal parecía sufrir izadas en imaginario balanceo sobre cabeza rota decapitad~. Cuando San Jorge lejos de la cabeza cortada sufrimiento en las caras aun el animal parecía sufrir.

LA NOCHE DE SANTIAGO


Para que una iglesia de fuego abierta en la noche revele una iglesia
de piedra luces constelan el instante:
ramo de luces rosadas
ramo de luces verdes
Relatos
ramo de luces lilas
ramo de luces azules
rosadas
verdes
lilas
bajo la lluvia.
Cuando estalla el aro de fuego verde vivamente abrazado al aro
de fuego azul vivamente abrazado al aro de fuego lila. Criaturas de
negro en la lluvia -tout le monde attendait quelque chose. La lluvia sobre nosotros pero los fuegos tenían tiempo de vibrar, de restallar,de danzar unos segundos.
Cuando se arquearon en la niebla ramalazos de crudas luces
ingenuas en honor de Santiago yo comprendí -en el jardín, entre
niños asustados- que yo, en la niebla (luces ingenuas), no había
podido comprender crudas luces en aquel jardín en donde de niña
asustada debí comprender cuando se arqueaba la lluvia en ramalazos turbios, grises.
Criaturas en la niebla -tout le monde attendait quelque chose.
Contemplar los fuegos de artificio, decirse profundo, gritarse en la
boca de la caverna, anunciarse que algo restalla en la niebla. Una
propuesta o algo, en fin, a modo de respuesta o dulce o nefasta, o
algo, en fin, a modo de voz venida de la exterioridad más pura.
Pero un restallido en el aire o niebla o lluvia no puede apaciguar,
no cerrar una herida.
No cierra una herida una campana. Una campana no cierra una
herida. Fue la noche de Santiago. Llovía moroso en el jardín del
Hostal. Me voy a ver los fuegos -dijo- con la gente de negro que
vino de muy lejos a ser cuerpo presente (en la plaza iluminada por
fuegos que se suceden cada vez mas vertiginosos porque la lluvia
impedía su natural despliegue, evolución y muerte ). Si -dije-ve,
ve, ve (sintiéndome, oh siempre, en el centro exacto del abandono).
Vi sus ojos en el resplandor cortado de oscuridades hirientes,
súbitas. Vi sus ojos en el sonido de la tormenta, en los colores ardiendo como pájaros muy efímeros. Que se vaya -me dije-yo no
pretendo, no intento, no comprendo. No me dejes -dijo- no me
exilies de ti. En lo alto, en lo puro del abandono. Llamarme a mi
pequeña abandonadora. Antes de desaparecer vi sus ojos no comprendiendo.
Trémulo gesto de mi cara para ir a llorar importantemente
en la noche del no se sabe quién es abandonado,
en el camino santiago-león.
Aquello de un linico crepúsculo. De un solo solitario gesto de
abandono. El haber visto la nube rosada, la nube de un rosa incinerado;
rosa y gris era y era una amenazadora rosa quemada.
Detrás, verde y oro. Tan luminosos. Cortejo de nubes grises, rosadas,
verdes. Sobre todo la fragancia mental a rosa quemada. En
boca de la muerte ardidas rosas. Crepúsculo inigualado entre
Santiago y León... Sentía mi cara de asombrada al borde de la
nube. B. se reía. Conduce el auto mirando todo excepto el camino.
Si se olvidara del volante, de los frenos. Un metro de olvido
et voila un joli tableau: gar~on et fille sur gouffre bleu. En boca
de la muerte amantes ardidos. Confiando yo en que era escorpio.
Pero no quiso precipitarnos. Entonces, ni la~ nubes de hoy habrían de consolarme. Por otra parte, quién busca consuelo? Voy
a hablar de la vida, señores, voy a hablar de la vida. Por la noche
todos los abandonos. Su respirar, su silencio perfecto. Yo en
boca de la muerte, insomne y consecuente en mi oficio de idiota
desamparada. Pero con el nuevo secreto dentro de mí la peur fout
l'camp. Exactamente como una idiota llore en El Escorial frente
al tríptico (falso) de Bosch, pidiendo, sí, pidiendo que me dijera
que no tuve razón (como si me interesara tenerla) al decirme debajo de las nubes maravillosas que las nubes no me ayudaban a
no querer morir. Y el miedo por haber pensado en escribir un
poema sobre esas nubes. Eso fue sórdido. B. contemplaba serenamente.
B. no escribe. Luego, no se considera dueño del rojo
crepúsculo. Ahora sí tenés cara de poeta -dijo. Me odie. Pero sin
duda yo había pensado en el poema para que trascendiera a mi
cara, para hacer del proyecto del poema y de mi cara un filtro
de amor (sangre tierra de cementerio, saliva de milano, agua de
alondras, halo de ángel mudo ... ). Esto esta tan oscuro.
Inminencia. Los ojos se estrellan, no son estrellas, no disponen
de luz propia. Tanto para apaciguar dos ojos. En dónde guardan los ojos sus tesoros. Fiesta incesante en mis ojos mientras en la garganta es miércoles de ceniza, no, es el sabbat, desnudos danzan, alaridos toda la noche, toda la noche es ríspido, abracadabrantoso, rocalloso, pétreo, grietas, desgarraduras, páramo mi palabra, páramo mi lugar de origen, es de noche, danzan, caminan por los muros, danzan en mi garganta, profanación, vértigo, si sabias que
yo no
Cuando habla con su voz, cuando en la playa cerca de Santillana
del Mar su voz. Aleteos en mi sexo como en Fuentemilanos
el yermo bajo alas negras aleteando (yo sobre su cuerpo como un
pájaro singularmente herido). Todo lo que su voz nombra es raz6n
de mi amor. (Ellos alargan sus sombras, hunden sus garras
en mi garganta.)
Aquello de un único crepúsculo. Para poder mirar las nubes
medite previamente en mi suicidio. Para poder amar las nubes,
mi Ultimo estío, mi Ultimo hastío.
el escorial
Concierto de música religiosa del siglo XVIII en el salón de actos
del Colegio Felipe II en El Escorial. Al sentarme me acometió una
crisis de idiotismo retorico. Debo escuchar atentamente la conferencia de introducción a la música sacra del 18 -me dije- porque sin duda sera emitida en un indudable perfecto español
purísimo y yo, tan degenerada lingüísticamente, sí, oiré juiciosamente por saber cómo acomoda las palabras en la frase, de qué manera las pronuncia ... Surgió la cantante y dio en leer ella misma la conferencia. Dijo algo así como: ... su humor gracioso e
ingenuo sobre el que no podemos extendernos pues circunstancias
ajenas a nuestra voluntad no hacen viable un desarrollo
exhaustivo del tema ... Antes de que finalizara de expeler su ingente discursillo una vieja alemana muy gorda sentada a nuestro
lado incurrió en abanicarse -en refocilarse la cara con el abanico
de la su mano- y dale que dale un ruidazo a trote de potro de
interesantes, hasta la política, leer los diarios dándose cuenta de
lo que insimian entre líneas -no solo las historietas y las paginas
literarias como ahora sino responsablemente, serenamente. Por
la noche: comida en casa del escritor X. o de la escritora Z. Copa
de armagnac en mano pálida y enjoyada hablo de los suplicios
chinos, fumo prudentemente, consulto mi reloj, me levanto a las
23.30 porque -buenas noches, encantadora la velada- en la medianoche ya debo estar en la cama de manera de levantarme al
otro día serena y despejada a las 7.30 y trabajar hasta el mediodía- comida sana, vitaminizada, sobriedad, no alcohol, no excitantes, no gracias, no mezcalina, no haschich, no ácido lisérgico (naturalmente, he leído todos los libros sobre el tema: que interesante
). En el verano al borde del mar -Capri, Saint Tropez,
Santander, San Sebastián, Punta del Este, Mar del Plata, Corcega
... - sin escribir nada puesto que reconstitución, reconstrucción,
re acumulación, sol, mar, arenas, no, no gracias, pero sin sus sufrimientos,
pero sin haber sufrido lo que sufrieron.
Voces desde la nada a ti confluyen. En un bodegón de la calle del
Ángel, exaltación y lirismo, los ojos resplandeciendo en mi cara,
ya no azules, ya no verdes: carbunclos mágicos, sí. Palabras desde la nada confluían a mi lengua. Yo contaba. ¿Qué contaba? Le
contaba. Me le estaba contándome -mitad imagen, calículo y palabra- para que dijera sí, para que me amara. Para que me amara confluían palabras desde la nada (transmigración a mi lengua de la de un célebre semántico, un filólogo ahogado en mi garganta, buceando en mi memoria el alma de un lingüista). Hablando exaltadamente. Mintiendo exaltadamudamente. Mentando mentiras.
Magnificando con mis labios para que se disolviera su no en
mi saliva. Su mirada me dibujaba en sus pupilas: allí me vi, donante
fabulosa, allí vi mis ojos que miraban los más mínimos
gestos de un amor que nacía, sol en su cara brillando solo para
mi que lo había creado. Allí vi mis ojos mirando su cara salir del
polvo, animarse, se levantaron sus ojos, se echaron a andar, mi
voz filtro mágico levantó un cadáver, iluminaba un sexo. Y que
sintiera llamar allí, y que nos fuéramos a mi cuarto su sexo
muriéndose mil veces. Nos enterrábamos en la noche o saldríamos de la noche (oh infinitas inenarrables posturas). Voces desde la nada
confluían a mi lengua. Esa noche hable hasta crear un fuego.
«Y ,;cool será el sentido de esas fuerzas,
mitad imagen, calculo y palabra?»

«Cosas desde la nada a ti confluyen.»
G. BENN








No comments: