Translate

Wednesday, July 06, 2016

Elia Casillas: Manual para hacer un homenaje en el béisbol mexicano

    



Primero: Tener un homenajeado. El favorecido puede ser desde un vivo, hasta un difunto. Ustedes saben que nada más fallece alguien y le ponen el nombre del desafortunado a una calle, a su pueblo, a la liga, a un estadio y hasta retiran el número del club. Sin embargo, hay muchos vivos que siempre fueron unos muertos. Como en botica de  pueblo  y en la Viña del Señor.   


Segundo: Que el candidato haya tenido una carrera respaldada por números,  o a su favor, ostente una hazaña que lo amerite (juego perfecto, sin hit ni carrera, triple corona de picheo o bateo, campeón de liga, manager del año), o mínimo, haya salvado a la suegra en un incendio.

Tercero: No sólo puede ser un jugador el agasajado, también son dignos de             homenaje; periodistas, cronistas, anunciadores del sonido local, narradores de radio, televisión, directivos, y hasta el señor que amablemente  trae la soda a su asiento (siempre y cuando, nunca haya aceptado propina y siga igual de sonriente atendiéndolo). Uy olvidé los ampayers o árbitros. Imperdonable de mi parte. Jamás he visto un homenaje a un hombre de negro. ¿Será por la vestimenta? Hmmmm ni que fueran gatos, no me digan que ustedes son supersticiosos,  o ¿es porque son jueces? Si eso debe ser…  Oigan, ellos deben tomar una decisión en media fracción de segundo, perfectos no son, aunque deberían de esforzarse un poco más. Si ellos también tienen su tic, tac, que en lo más profundo, les hace  toc, toc.   


Bueno ya tenemos el agasajado.

Paso número 1. Contactar al mejor cronista, para que realice un resumen  breve del considerado. Digo breve porque imaginen una semblanza de Francisco Estrada (el Paquín), ahí nos oscurece y amanece. En el pacífico está Alfonso Araujo que domina la A y la Z con fechas, números y hasta anécdotas, de casi todos los personajes que han salido del anonimato, gracias al béisbol.

Paso número 2. Realizar una rueda de prensa, donde se dará a conocer el evento, haciendo partícipe al pueblo de dicho acontecimiento. Se recomienda efectuarlo en un salón de hotel, sin olvidar bocadillos y bebidas refrescantes (sin alcohol). No vaya a ser que a la hora de la hora, despierten rencores y piedras, y otros resulten refrescados y con hinchazón.  

Paso número 3. Invitar al Presidente municipal. Aunque nos caigan mal los políticos, éstos nunca se quieren hacer menos en la fotografía y siempre llevan su buena placa, grande, ancha, dorada, dorada, para que se note y encandile. Es muy importante recordar, que el homenaje no es para nosotros.

Paso número 4. Convidar a las Autoridades de la Liga de Béisbol Mexicana y del Pacífico, si no llevan memoria o regalo, que les den boletos de gayola (gradas de cemento). Para que sientan lo duro del rigor.

Paso número 5. Hacer la invitación extensiva a los clubes de béisbol donde el festejado haya circulado. Sí, algunos se la pasaron calentando el tingo y el  tango y no hay que hacer menos a nadie. O todos coludos o todos faldudos. 
¿Qué ejecutar como club,  por el halagado?

Paso número 1. Hablar con los patrocinadores donde se entregará una fotografía o caricatura del susodicho para que manufacturen: camisetas, cuadernos, lapiceros con el nombre, tazas firmadas, posters, pelotas. Estos suvenirs o recuerdos, se entregarán al público a la entrada al estadio, para asegurar venta de boletos y por lo menos, dar una parte de las ganancias a la familia o al jugador (también de pan vive el hombre). Las tortillas acaban de subir: diez pesos el Kilo y lo que falta.

Paso número 2. Realizar una reseña en DVD, para que esta pueda ser exhibida en la pantalla. Por favor,  no pidan retratos de cuando el agasajado era bebé y lo tenían desnudo en la cama.

Paso número 3. Dejar un sólo fotógrafo, y camarógrafo en el campo, ya que muchos no permiten apreciar el evento, el club se encargará de enviar las imágenes a todos los medios después de que haya concluido el evento, vía e-mail. Los virus no son parte del festejo, favor de poner una   vacuna potente antes de abrir los archivos, el club no se responsabiliza de maquinas atrofiadas.

Paso número 4. Si el homenajeado aún tiene el gusto de merodear este universo de supervivientes, favor de colocarle un escritorio en algún pasillo del estadio,  para que el público pueda tomarse la fotografía, reciba una firma en su recuerdito o entregue su regalo al  festejado.  Dos policías para el orden y una edecán para que cuide a los gendarmes,  porque con eso de que Rosita era muy bonita y uno pa´ti y dos pa´ mi, y tú no digas nada que ¡ay!  mochilas ¿y dónde quedó la bolita?

Recomendaciones. Reunir un grupo de trabajadores que amen el béisbol. Nombrar un responsable del evento, (nada que llegó Martina y la asaltaron o que Mariquita no hizo la tarea). Deben de tener un mínimo de 15 días  para este trabajo, con menos horas, se estarán aventurando a una tragedia que, en lugar de satisfacción, dará pena ajena y les caerán  siete años de vacas flacas y la maldición de Tiziano Ferro: tendrán hijas  peludas, y bigotonas.  




Navojoa Sonora, enero 6 de 2007










No comments: