Translate

Saturday, February 21, 2015

4 Minificciones sobre violencia de género: David Slodky Kafkale



NO QUISE...

 Estremecido, todo salpicado, me refriego con detergente, con kerosén, con piedra pómez. No me sale. Me pongo bajo la ducha, una hora, dos. ¡Cómo se los explico a los chicos! ¡Cuántas veces se lo advertí, le pedí, le rogué que no lo hiciera! Y terca, obstinada, necia, como buena gallega, otra vez me provocó.


 
NUNCA MÁS

 Cuando se lo comentó, como al pasar, pudo notar su ligero estremecimiento. Atento, perspicaz, le bastó para confirmar definitivamente sus sospechas. Esa noche, mientras ella dormía, la observó largamente. ¡Con quién estaría soñando, con ese rostro de felicidad! Apretó la almohada contra su rostro. Aguantó las desesperadas sacudidas, las convulsiones, los estertores... ¡Puta de mierda! ¡Nunca más, ni siquiera en sueños!


UN DESCANSO

Sabe que tiene razón. Merece su furia, sus insultos, sus golpes, sus sarcasmos. “¡Frígida, torta, barra de hielo!”. Sólo en ocasiones puede vencer su repulsión y fingir. “¿Ves lo hermoso que es? No sé porqué te negás tanto” le dice. Entonces, por un rato, ella puede descansar.


ESE OBSCURO OBJETO DEL DESEO

Caminaba con miedo por las calles. Sabía que la miraban. Trataba de esconder sus turgencias encorvándose; adivinaba que la desnudaban con los ojos, mientras mascullaban palabrotas. Gacha la cabeza, apuraba el paso.
Ese día en la pileta, al lado de los trampolines, los vio venir: lascivos, lujuriosos, impúdicamente sonrientes. Súbitamente, se tiró al agua. Pero no sabía nadar.

 
 

No comments: