Translate

Sunday, March 09, 2014

¿LA POESÍA ES IRREVERENTE? Carlos Santibáñez Andonegui

 




¿LA POESÍA ES IRREVERENTE?
9 de Marzo de 2014 a la(s) 21:57
Sergio M. Jacobo Martínez, Mis poemas con aroma de café, Editorial Los Reyes, México, 2013, Reseña de Carlos Santibáñez Andonegui, marzo 9, 2014.

Un problema muy fuerte que tiene la poesía, es que es real. Cuidado con eso, creadores, no es la breve orgullosa, que despacha a un lado de la gran oficina de la señora novela (que sí deja, que sí interesa) y que muchos prefieren ni hablar de ella. ¿La poesía? Oiga, sería un atentado definirla. Yo jamás lo haría. Es indefinible. No es cierto, no es indefinible, es implacable, que es muy diferente.

Hay algunos aspectos indudables, frente a la poesía. Empezar por abordarlos y manejarlos, es un buen consejo a los creadores.

Io. Distinguirla suficientemente de la prosa

Cuánto se ha escrito en este tema que hoy vuelvo a escribir. Si la poesía cuenta algo, es prosa y ya, dicen, y que no le hagan al cuento. ¿Pero entonces, qué es el cuento? Y la verdad es cuento de nunca acabar. No hay tanto problema. La poesía hace jugar la imaginación en las palabras de manera que “digan algo más”. Si usted está ante un relato, no le ponga “poesía”, por muy sabroso que le parezca. La poesía revela. ¿Qué calidad de revelación tiene el relato que está usted leyendo? Es un juego de la imaginación; si en esa página en que está la prosa no juega nada, es decir, si las palabras representan lineal y literalmente la realidad material, no es poesía. Es relato, o es el nuevo Código Federal de Procedimientos Penales que acaba de aprobarle el Congreso al Presidente de la República. ¡Claro que nada de eso ocurre con nuestro reseñado, el valioso egresado de la Licenciatura en Pedagogía, Sergio Martín Jacobo Fernández!, quien desde los diez años mostró afición por la poesía, y ha mantenido hasta hoy una plausible actitud ante la vida. Brinda un mundo de amor en su poesía: “Qué experiencia tan humana/ es mirar con alegría…/ escuchar la lejanía/ de recuerdos y de amores,/ sabiendo de los temores/ de no amanecer un día”. Mi opinión es que aceptó pagarle intereses muy altos a la forma, y luego la mandó al diablo. Se le ve brillar bien claro en piezas como el “Soneto del Presentimiento”, o “Mi póstumo soneto”. Es un brillo difícil de sostener, cualquiera lo entiende porque sólo los clásicos permanecen en ello toda la vida. El sabe estar y sostenerse donde otros verían algo trillado, o hasta cursi. Descubrirlo es importante, por ejemplo en “Desde que besé tu boca/ mi labio nunca te olvida/ porque pida… lo que pida/ por un beso se desboca.// Desde entonces todo evoca/ y, mi amanecer, se aflora,/ deshojándose la aurora/ sobre mi boca desierta…/ que perenne estará abierta/ para recibirle ahora”. Como maestro tiene además una de las cualidades que deberían engalanar esta profesión, la simpatía y la franqueza, porque –con perdón- muchos profesores no son así, y para calvario del alumno, es muy difícil tener que aprender cosas de quien no te cae bien. Por el contrario, Sergio es un buen maestro porque sabe comunicarse con el alumno, y también con el lector. Por ejemplo en el libro que hoy nos ocupa, intitulado: Mis poemas con aroma de café.
Pero su caso es útil para dejar claro algunos deslindes que haré en esta nota, pensando sobre todo, en mis alumnos, o sea creadores que estén dispuestos a pulir sus textos dentro del cierto rigor que la poesía implica. Y que si lo hacen bien desde un principio, les ahorrará cierto resquemor posterior de sentir que no son totalmente aceptados dentro de determinados círculos poéticos que han procurado deslindar más lo poético de lo que no lo es, y que a la hora de la hora su celo podría parecer asunto de capilla o truco de déspotas, y no lo es, por ejemplo mira Sergio, si tú dices: “A Cuba no podré olvidarla/ ni a su gente/ pero tengo una queja que daros…/ Cuba tiene amnesia definitivamente/ no perpetúan a José Ángel Buesa/ un clásico de la poesía cubana / después de Martí/ y Rubén Martínez Villena,/ no obstante, lo sé de sobra,/ no fue “El Libertador de Cuba”,/ como el “Che” Guevara…/ Pero fue excelso poeta/ reconocido en todos los países latinos/ y hoy ignorado por su tierra/ por ello me viene a la memoria/ un dicho mexicano que dice:/ “Nadie es profeta en su tierra”. Te estás pasando, mi querido Sergio, porque caes en el dominio hasta del ensayo si quieres, y además a mi gusto sí tienes razón en lo que dices, pero sabes bien dentro de ti que no es poesía. Es algo entre narrativo y de opinión. Ahora, ¿cuáles son las consecuencias de meter esto en un poema? No va a pasar nada, es cierto pero es preferible que la poesía la concentres en donde debe de estar, como lo haces, y vaya si lo haces bien, al indicar: “Este poema que te envío, lo leerás/ algún día sin importar/ la tarde. Simplemente lo leerás”.

2º. Su revelación es EN PALABRAS

Si decimos: la poesía revela, se nos pierde, mejor lo damos por hecho (que por miles de años ha revelado algo, que no nos vamos a entretener a decir ahorita qué sea), pero que, eso sí, es EN PALABRAS, y si no es en palabras, podrá ser muy hermoso, pero no es poesía, por ejemplo, la declamación, el arte escénico, el arte dramático, el teatro, qué buenos compañeros son de la poesía, pero en sí, no son poesía. Y el impulso visual, y los estímulos del medio ambiente, y la ergonomía, qué formidable ¿no? Pero qué pena, lo dijo Mallarmé (que falleció sin entrar al siglo XX, y es vigente hasta ahora): “La poesía se hace con palabras”, y decir CON PALABRAS, es apuntar a un verso, como una unidad de concentración de significado poético. ¿Podría dar una prueba profesor? Cómo no. Cuando me dice el poeta Guillén: “Entre dos vidas próximas no hay más que algún abismo”, sin el adverbio algún no hay poesía, sólo una extraña reflexión; con el adverbio algún se ilumina esa reflexión y se convierte en un verso. Si surge la poesía dentro de ella es gracias al adverbio /algún/ y el adverbio /algún/, ¿saben qué es? Una palabra. Entonces la poesía es algo que sólo se hace con palabras. Como cuando dices a tu novia, Sergio, “estuve a un minuto de tus manos”. Ahí va. No mezclemos demasiado opiniones, denuestos, improperios, es más, ni siquiera relatos por el solo hecho de relatar, sabemos que tú puedes hacer muchas cosas como nos lo demuestra tu experiencia en teatro en esa compañía llamada “Los camineros”, dirigida por Fernando Rentería, a la que perteneciste, participando en el Teatro Ángela Peralta invitado por Estela de Alba. Y qué decir de tu labor en el Foro de Expresión Cultural de Naucalpan, presidido por el reconocido Juan Murillo. De tu trabajo al lado de Susana Alexander, actriz y difusora poética). Pero en poesía hay que omitir resabios retóricos, restos “narrativos” que quedan al tratar de decantar lo narrado, hacia una revelación mayor. Eliminar algunos nexos que ya no aportan a la revelación, sino la entorpecen. Dice Sergio: “Una palabra simple a lo mejor (dónde estás)./ O es una pregunta absurda: / Porque estás en mí…. “, si le quitamos el /o es/, estamos haciendo esbelto el comunicado, y eso ayuda porque apresura la revelación. Además el quitar es bueno cuando hace complicidad con el ritmo. Hay un ritmo visible en la poesía y uno invisible, que se siente con el corazón. Mas para no estorbar ninguno de los dos, le solemos quitar nexos pesados, precisamente narrativos, e incluso se perfila mejor rítmicamente. Eliminemos nexos tóxicos en el mal sentido, aquellos que regresan a la prosa o dan a entender que no se ha avanzado demasiado en la experimentación de momentos poéticos de otros poetas, (y aquí recuerdo aquello de que recrear es crear) donde no existen tales nexos porque el poder de la poesía, de la energía de la revelación ya pasó por ahí y por supuesto ¡los eliminó! No hay regla sin excepción, pero expresiones como: “por eso”, “porque”, “porque te amo amor”, “amor amor”, o la desgraciada palabra “significativo”, que lo que menos hace es significar, no aportan nada.

“Dejo que las noches sean grafitis”, dice mucho, Sergio, no hay que estarlo explicando racionalmente. Nos cuentas que el amor de tu vida te dijo que titular un poema “el pensar en ti será un Insomnio de Amor” era un buen título para un poema, pero el problema es que lo mutilaste. Le pusiste “insomnio de amor”. Me hace pensar que los grandes amores es mejor disfrutarlos en lo suyo que tomarlos de asesoría literaria. Difiero de ella o de ti, no sé cuál de los dos pero insomnio de amor a mí, me parece una frase medio vacía, medio llena, donde la revelación no estalla. Y lo mismo, de una vez te lo digo, poner tú mismo como extensión del título “elpoetairreverente”, porque la irreverencia poética es diferente que la irreverencia habitual. Por ejemplo si yo llego a una iglesia y no me hinco, o no guardo silencio para oír el evangelio, no es que sea irreverente, es que soy inconsecuente que no es lo mismo, así como tampoco es lo mismo, en vía de reversa, ser muy reverente con la religión el dejar de casarse e intentar ser felices en pareja, una señorita con un divorciado, por el solo hecho de que determinada interpretación exagerada o abusiva del catolicismo, (contra la que ya empezó a salir al paso Francisco) pretenda que la que se casa con un divorciado no puede “salir de blanco”. ¿Qué no tiene boca para hablar con el cura de su parroquia? Para ser irreverentes, hay que pensarla. Ahora que nos brindas el amable título de: “Mis poemas con aroma de café”, que al menos a mí me fascinó, recuerdo precisamente un profesor de filosofía y letras (creo que ya no da clases por fortuna) que a muchos nos descontroló con sus groserías y una de las más contadas es de que estando en la redacción de su periódico a un joven que neceaba con que su poema era bueno, y debía publicarlo, él de repente en un alarde de “irreverencia” le aventó a la cara el café. Hoy lo sabemos y puedo declarar con toda la fuerza de la poesía: el profesor no fue irreverente, fue un grosero, nada más.
A ese gran amor que te inspiró buenos poemas, no le cuentes: “El aroma de nuestro encuentro/ aún persiste”. Mejor revélale: “Aún persiste el aroma de nuestro encuentro”. (Cosas del hipérbaton…)

Una bella pieza poética es “No hay nada que no se pueda decir…”, en ella, además, defines la poesía: “La poesía no es una mentira mal escrita, es una verdad perfeccionada”.

3º. No es mentira
La poesía no es mentira, y el poeta Sergio M. Jacobo Martínez lo entiende bien a través de poemarios que ha venido ofreciendo desde principios de los 80s. Recordamos así, Mis primeros poemas, Mis versos hablan, Sentimientos, Grietas, Mis soledades, Miscelánea poética. Pero no hay que dejar, por no darle a lo poético su lugar, que otros contemplen a la poesía como una broma, como al chotear un título, diciendo, a guisa de gracia que fue titulado por tu amiga Margarita “la que no se deshoja” Otro poema para ti, sí vale decirlo, pero de otra forma, porque un título es un título, y es algo que la gente está esperando no para jugar, así sea en el teatro o en donde sea, incluso en los medios de comunicación, la televisión o el radio. A veces los medios de comunicación nos hacen un flaco favor cuando después de evocar al “consagrado” en turno, queriendo ser amables redondean: “Bueno, eso fue la poesía, pero volviendo ahora los ojos al México real”… porque dejan la impresión de que la poesía es una mentira. Entonces queda el poeta, sin querer y sin que nadie lo diga como un verdadero mentiroso, lo que se dice un “labioso”, y no, los mentirosos bien mirados son ellos, algunos medios, sobre todo los que siguen diciendo cuando ya no hay necesidad: “Fue detenido el alcalde perredista”, “se justificó el gobernador panista”, es distinto cuando dicen: “el candidato priista a la presidencia de la República”, porque entonces sí cumple saber de qué partido es, pero una vez que ya no es candidato, que ya está funciones, ¿para qué amarran navajas?, lo que cuenta es el puesto, su desempeño objetivo, no el partido.

En la franqueza tuya, Jacobo, encuentro tu mejor asidero poético. Odias el artificio en realidad porque sabes que la poesía es verdad. No hagas lo que en “Café poético”, donde acudes al expediente de rimar “Es la taza de café con quien me engañas”, con el pintoresco: “las que saben a mí por cual te amañas”. La rima es mala cuando, como decía un poeta del pasado, uno cuando dice azul, tiene que hacer el viaje hasta Estambul, y es buena en cambio cuando viene sola, cuando no es tan buscada, cuando sorprende por la espalda como en esa bella pieza poética tuya intitulada “No hablaré de tu muerte”, en que recuerdas la partida del mundo, de tu señor padre. Y porque está en la franqueza una de tus vetas, es natural que comulgues con Sabines, y evoques: “cuando estuve en el mar, era marino”. También yo cambiaría miles de sonetos de artificio de poetas oficiales hablando del tiempo, por el certero verso de Sabines: “Sólo el tiempo es quien nos pone algo en las manos”.

De igual modo, el recuerdo de tu madre ausente, tan bien delimitado: “En cada rincón está tu silueta/ el golpe del bastón/ y tu palabra”. Al mismo tenor, uno de tus mejores textos es “Y nació mi nieta”, porque las sensaciones que transmites, son intensas, reveladoras de quien ha visto en las cosas sencillas de la vida, mariposas de alas que vuelan hacia algo más, substancia inefable pero ya presentida que nos arroja a una luz más clara que mi pobre profesión o manía, habría que decir, cuando no deformación profesional de andar buscando en todo falso o verdadero.
4º. Falso o verdadero
Quiero que alguien se atreva a decirme que no hay poesía en: “A veces la soledad se apodera de mis sábados”. ¿Cuántos lo dudarán? La hay porque sitúa su mirada en perspectiva de excepción, nos arranca, como Arreola decía a los que estuvimos en su taller, del contexto habitual, pero no la hay en decir, por más que nos lo ponga entre paréntesis: “(qué cursi es el amor lo reconozco/ qué cursi es, pero me aferro)”. ¡Plano lingüístico, creadores!, existen palabras que responden a conceptos que la poesía no intenta salvar, o no de esa manera; actuar así es como decirle a una persona que se quiere alabar: “qué bonita está tu corbata, claro, es corriente, pero en fin, te va”. Lo hacemos en la vida diaria cuando al dar un regalo proponemos: “¿cómo cree?, es algo sin importancia, no se fije, es una cosa muy modestita, una verdadera tontería”. No, pues si reconocemos que es una tontería ¿cómo se la estamos dando a ella?, y cuidado con ese epígrafe de Villaurrutia que propone: “Amar es no dormir cuando en mi lecho/ sueñas entre mis brazos que te ciñen”, porque en la cita no se dice quiénes la ciñen, aparentemente son sus brazos de él y él no puede dormir porque ella, en la cama, sueña entre sus brazos de él que la ciñen, correcto. ¿Pero y si soñara que la ciñen otros brazos?, y eso fuera lo que a él no lo dejara dormir? Las citas hay que cuidar que se citen en forma lo más completa o cabal, para que no haya ambigüedad.
Cuando parece que la poesía rescata lo cursi, no hay tal. Rescata lo que parece cursi y en verdad, no lo es. El rescate no es nunca a partir de la palabra que está bien usada y recae a situaciones ridículas, en donde los extremos ya no irán a tocarse jamás (que es lo que pasa en lo cursi, lo fallido, lo enfermo de lo cursi), no, la poesía no juega ese juego.

5º. Falso o verdadero erótico

Una plena integración erótica se da en “Cerca del mar”. (“¡Todo pudo ser aquí cerca del mar!”). En “Vibro al Escucharte”, “el auricular se moja del sudor de pensarte”.

En “Un instante de junio”, tiene un epígrafe de David Estopier que aproxima su estilo que no presume lecturas, pero es novedoso, repentino, audaz: “He detenido el oleaje a medias/ para que el corazón/ no me palpite al verte…”

Como el enamorado experto en cosas de la Conquista: “pero qué es mi destino…? / Quizás es tu mirada./ Tus labios que se pierden en los míos”.

Se acoge al beneficio del recuerdo y una canción de Maritere Jacobo, permite asirse de la tarde, y salvarse: “Mi amor,/ mi amor:/ qué bella está la tarde al recordarte.”

En “Apenas son las cuatro y cinco”, termina una estrofa con: “Si el viejo soy yo que se ha bebido tu juventud a tragos”, y parece que la retórica aconsejaría: “Viejo soy yo, que he bebido tu juventud a tragos”

Pero una falta de indagación en el oído interno, de su propia forma, lleva a mezclar elementos de varia invención y por momentos, no se recupera todavía de estarnos “contando” en vez de cantando. A veces la trascendencia lo hace elegir opciones como el poema de Omar Lara que cita: “Lo que una vez amamos nos pertenece para siempre”. Este papel a veces lo juega la huella secreta de una canción: “y yo me desvestí para adorarte”, “te digo adiós”, “vacío de palabras”, pero este resignarse, este rendirse a lo grandioso de lo “cantado”, por todos, es un consuelo menor que suple en él mismo, el difícil llenado de la forma entendida como formato “clásico”, y este mecanismo de defensa le impide avanzar en la introspección hasta encontrarse a sí mismo según lo entrevé en poemas como “Siniestro”, o frases como: “la ebullición constante de nuestros cuerpos tibios/ en un solo temblor”, y abrazar el camino de perfección que ofrecían giros como: “te pertenezco: ¡he vuelto a vivir!”, “sólo sé que te recuerdo/ mientras el alba se estira/ bosteza/ y forja su delirio”. O: “retorna el crepúsculo a mis venas”. Y que haría hablar, gratamente, a una de sus mejores armas, el erotismo. Hay potencial de contagio que es uno de los grandes categoremas, en: “Necesito de ti, eres silencio que camina/ por mi espalda”. Yo lo que pido es que al que se le ocurre esto, no se le venga en gracia asumir también: “Me necesitas, te necesito, nos necesitamos”, sin darse cuenta si es para arriba o es para abajo que está volteando.
Para terminar, le digo a mis creadores, existe como una corriente de conciencia que parpadea, que va dictando en tu alma lo poético, y es tan espontánea que ni siquiera está sujeta o queda sujeta a antecedentes librescos, pero he aquí por qué al creador conviene llevarse una buena tajada –sin orgullos- preferible para antes de escribir, de qué es lo más aceptado históricamente en poesía, porque si no lo hace, puede caer en momentos de mal gusto que estropeen su trabajo.
No creo que uno deba titular un texto “Éste es mi mejor poema”, porque ni uno mismo lo sabe. Dejar que lo digan los demás, que lo calcule quien entienda: “Estoy a la mitad de un recuerdo/ reciente”, que lo perciba quien disfrute, en el borde de una noche casi primaveral, estos puntuales versos: “… es tu silueta la que veo bajo la sábana/ y es una rosa cubierta de rocío/ y yo/ quien la descubre en la penumubra.// ¡Desde aquí te miro callada!/ ¡Desde aquí!/ Donde empiezan tus labios a quererme/ donde termina/ de sudar la noche”.

POR ESTA HEBRA: ANTONIO CORONADO GUERRERO




 
 POR ESTA HEBRA, no está dividido en secciones ni temáticas específicas que pudieran fracturar o encasillar la libre expresión de la voz poética. El texto es, de principio a fin, un largo alegato multirreferencial de temática abierta al ser, al no ser, a la vida, al Cosmos, al Universo interior y exterior, a todo y a la nada.
El discurso poético va y viene con su ritmo sostenido y cadencioso y profundiza entre los entresijos de la duda y ramonea en el oscuro bosque de las certidumbres.
Elia Casillas que es la autora de esta invención azul eléctrica de sí es y de no es. No se detiene en su afán inaplazable de indagar, cuestionar y cuestionarse, sucediéndose a sí misma, como mecanismo infalible de renovación. Estamos ante un texto estructurado a base de extraordinarias pinceladas de sensibilidad poética, merced a que la autora fue capaz de fijar su atención en la grandeza de las cosas simples que los no poetas desdeñamos sin otorgarles el peso, el sentido ni la significación que estas entidades tienen en el entramado del mundo. Elia no lo desdeña; por el contrario, lo convierte en materia poética.
Creo entender que el hilo conductor de la poética de Elia Casillas se enhebra en la elección de la poesía como voluntad de vivir a plenitud el instante; como historia de vida; como tabla de salvación y como algo grandioso que hay que hacer que suceda.
La poeta en su afán de dar respuesta a las preguntas fundamentales que la angustian intenta denodadamente una recuperación lírica de lo cotidiano con base a su cosmovisión y en el imaginario colectivo.
La poesía de Elia en este libro, es un reflejo de lo aparentemente nimio y lo grandioso; es universo en expansión en todas direcciones. Sus preocupaciones/ obsesiones sobre lo uno y lo diverso se trasmutan en certeras metáforas e imágenes que seguramente fueron tocadas por la caprichosa mano de la fortuna.
Veamos un ejemplo:


 Por esta hebra
mojo los dedos en mi soledad
para no tocarte,
no tengo alas para seducir lunas,
las piernas se persiguen solas
y siembran luces,
el corazón está en tus manos quemándose,
este corazón no es tuyo
y tampoco es mío,
mi corazón es un fuego enraizado
en tierra de nadie. 


      Así empieza Elia su libro y así lo termina; con esa extraña locura/lucidez que sólo a los poetas les es dado ejercer.
Este libro es una fiesta; una celebración de lenguaje; un torbellino de metáforas e imágenes complejas y alucinantes que ponen de manifiesto el don lírico de esta escritora cuya voz es auténtica y su franqueza, diría que brutal; sin embargo, sublime. Va otra muestra de su poesía:

 Soy pájaro maltrecho que busca una nube
en la lluvia fina, lánguida,
donde la penumbra con su terror
agrupa fantasmas en las calles.
Veo la distancia y prendo cirios
los muslos se electrizan , y
las horas se ven entre los átomos
de este sueño multicolor y cóncavo,
que zarandea en su demencia
mi espejismo recurrente,
tú mi oquedad más fiel,
quita la tristeza con agua y jabón,
la pena aún cuelga en las cortinas
y no quiero desaparecer con tu recuerdo,
hay tantas formas de morirse
y él me lleva a la estufa,
tengo amor y pescado
y un zancudo clasifica mi sangre
con su jeringa asesina.

      Sin duda, según he podido constatar con mi lectura de POR ESTA HEBRA, esta obra es un camino largo y sinuoso en donde el viaje mismo es un retorno al origen; a lo ya vivido, a la nostalgia, pero con múltiples proyecciones hacia un futuro y son las palabras, tan sólo las palabras amasadas con el luminoso ingrediente de la imaginación y por supuesto, la incesante lucha de la memoria contra el olvido, quienes hacen que esta poeta íntima vaya articulando la estructura verbal que da forma a su edificio poético, dando a la luz textos quasi perfectos e imágenes ciertamente deslumbrantes.
Elia sabe mediante su poesía, llegar de manera directa y sin más trámite al corazón.

Antonio Coronado Guerrero
Marzo 6 de 2014
antoniocoronado@gmail.com
 

Efraín Bartomé, San Cristobal de las Casas, Chiapas.


Saturday, March 08, 2014

Monday, March 03, 2014

Presentación del libro: POR ESTA HEBRA. PROGRAMA EXPO-MUJERES. Los Mochis, Sinaloa.








PROGRAMA EXPO-MUJERES

JUEVES 6 DE MARZO

Actividad
Descripción
Lugar
Hora
Caminata por la equidad de genero
Saliendo de la plaza cívica constitución, recorrido por la allende, Rosendo G. Casto, Rosales y Obregón, concluyendo en la plazuela 27 de septiembre
9:00
a 10:00 hrs
Acto de Inauguración
Corta listón presidente Municipal
Plazuela 27 de septiembre
10:00
a 11:00 hrs
Taller
Taller de Reciclado
Área de talleres
10:00 a 14:00 hrs
Taller
Taller de Tejido
Área de talleres
10:00 a 14:00 hrs
Conferencia
“Empoderamiento de las Mujeres” por la Dir. ISMUJERES, Lic Elizabeth Ávila Carrancio
Pabellón actividades académicas en la expo 
11:00
a 12:00 hrs
Presentación de Libro
Presentación del libro “Por esta Hebra”, y performance de la poeta Elia Casillas. Presenta Antonio Coronado Guerrero, Poeta.
Pabellón actividades académicas en la expo 
17:00 a 18:00 hrs
Festival cultural
Integrado por artistas de la región
Templete cultural en la expo.
18:00 a 20:00 hrs
Exposición de trabajos
Exposición de los trabajos de las mujeres del Municipio en 24 stands
Área de stands
Todo día.
Muestra gastronómica
Presentación de platillos típicos de la región.
Área de Exposición de comida
Todo el día.
Brigadas Odontológicas
Por  profesores de odontología y alumnos practicantes de la Universidad de Los Mochis
Área de Atención dentro de la expo.
Todo el día.
Corte de cabello
Por personal de CECATI 43 y voluntarios
Área de Atención dentro de la expo.
Todo el día.
Masajes terapéuticos
Por ciudadanos voluntarios que se dedican a esta actividad
Área de Atención dentro de la expo.
Todo el día.




PROGRAMA EXPO-MUJERES

VIERNES 07 DE MARZO


Actividad
Descripción
Lugar
Hora
Taller de yoga
Con mujeres del municipio
Área de talleres dentro de la expo.
9:00 a 11:00 hrs.
Conferencia
“Estrategia de prevención, orden y respeto”  cargo de Seguridad Publica y Transito Municipal.
Pabellón actividades académica dentro de la expo.
9:00 a 10:00 hrs
Conferencia
“Programas de la Secretaria de Desarrollo Económico de Gobierno del Estado”
Pabellón actividades académica dentro de la expo.
10:00 a 11:00 hrs.
Conferencia y presentación del Libro
Libro ““Hombres Sonorenses: Un estudio de género en dos generaciones”, por el Dr. Guillermo Núñez Noriega.
Pabellón actividades académica dentro de la expo.
17:00 a 18:00 hrs.
Festival cultural
Integrado por artistas de la región
Templete cultural en la expo.
18:00 a 20:00 hrs
Exposición de trabajos
Exposición de los trabajos de las mujeres del Municipio en 24 stands
Área de stands
Todo día.
Muestra gastronómica
Presentación de platillos típicos de la región.
Área de Exposición de comida
Todo el día.
Brigadas Odontológicas
Por  profesores de odontología y alumnos practicantes de la Universidad de Los Mochis
Área de Atención dentro de la expo.
Todo el día.
Corte de cabello
Por personal de CECATI 43 y voluntarios
Área de Atención dentro de la expo.
Todo el día.
Masajes terapéuticos
Por ciudadanos voluntarios que se dedican a esta actividad
Área de Atención dentro de la expo.
Todo el día.





PROGRAMA EXPO-MUJERES

SABADO 08 DE MARZO

Actividad
Descripción
Lugar
Hora
Homenaje         
Entrega de ofrenda floral y discurso alusivo, con presencia del Presidente Municipal.
Monumento a la Madre Boulevard Rosendo G. Castro (frente a la casa del centenario).
9:00
a
10:00
Hrs
Panel
Mujeres en la Poesía, donde se brindara homenaje a la Sra. Josefina Narcio de Hallal.
Pabellón actividades académica dentro de la expo.
10:30
a
11:30 hrs.
Taller
Taller de Zumba.
Área de talleres dentro de la expo.
9:00 a 11:00 hrs.
Taller
Taller elaboración globos de Cantoya.
Área de talleres dentro de la expo.
9:00 a 12:00
14:00 a 16:00 hrs.
Festival Cultural
Integrado por artistas de la región.
Templete cultural en la expo.
18:00 a 20:00 hrs
Conferencia
“Empoderamiento de las mujeres, motivación y autoestima” por el couch reconocido internacionalmente  Sael Barraza.
Pabellón actividades académica dentro de la expo.
17:00 a 19:00 hrs
Exposición de trabajos
Exposición de los trabajos de las mujeres del Municipio en 24 stands.
Área de stands.
Todo día.
Muestra gastronómica
Presentación de platillos típicos de la región.
Área de Exposición de comida.
Todo el día.
Clausura
Ceremonia de clausura de la Expo-Mujeres a cargo del Presidente Municipal Arturo Duarte García.
Templete cultural en la expo.
20:00 a 21:00 hrs.
Lanzamiento de Globos de cantoya
Una vez concluida la ceremonia se lanzaran los globos de cantoya elaborados durante los talleres.
Plazuela 27 de septiembre.
21:00 hrs.
Brigadas Odontológicas
Por  profesores de odontología y alumnos practicantes de la Universidad de Los Mochis
Área de Atención dentro de la expo.
Todo el día.
Corte de cabello
Por personal de CECATI 43 y voluntarios
Área de Atención dentro de la expo.
Todo el día.
Masajes terapéuticos
Por ciudadanos voluntarios que se dedican a esta actividad
Área de Atención dentro de la expo.
Todo el día.