Translate

Friday, August 21, 2009

Gabriela Tolentino, Elia Casillas


Gabriela Tolentino, pintora Jalisciense

Sola, sin tu sombra
(fragmento)
Elia Casillas


Los cuervos celebran tus músculos clavados
saboreándose
pero tú estás ronca
desde el amor que te dejó aturdida
zapateas lutos en un jarabe largo
y el tequila se frota el sexo contigo
y quedas en el vaso que te bebe
sal limón agave
chupándote la vida
y a ti




Para no vivir con voluntad caída
barnizas tu asesino
con mano aguda que contempla
desde el silencio
y pateas
y escupes la guadaña
que cada tanto manda premisas
de epitafio
De frente
copias siete vueltas seguidas
a la desgracia
que rebasó tus pesadillas
con cautela



Hay un dolor que te define y niega
moldeas el universo con tres ojos
y las manos se lo comen
En el vestido crece una noche
y dos estrellas
pero tú giras s o l a
s

o

l

a


S

O

L

A


sin tu sombra




Siempre con urna de colores
tercer ojo donde descansas
y flotas con la catástrofe
junto a los pinceles
que te cercenaron antes de entrar
al mausoleo


Retozas en el anochecer de tu faldón
y en la pintura que secciona tus fantasmas
desdoblas el cadáver que vive en la brocha
humedeciendo el corazón del sudario
con tu niña de cristal
hecha pedazos





Y cantas
cantas con púa que afloró en el cuello
cantas en medio del abismo encarnado
con un grito melancólico que te absorbe
y vomita
Cantas al sapo de la acuarela
y al príncipe de overol
cantas a los perros del blanco
y a la vida intensa del gris
cantas al violeta infiltrado
que te dejó un zapato amargo
sin pie
Y cantas
con manos enamoradas
aullándole al amor



Magdalena concebida en el motín
la revuelta marcó hecatombes y jolgorios
regalos de la providencia
que se jugó tu pies en los pantanos
Soberana del tiempo y sus encajes
adornaste tu Frida con acero
mientras agitabas costumbres
con tu niña de colores




Encapsulada
y sin ti
barres el universo
con tu escenario de testigo
Con el sueño azul que selló pesadillas
armas una leyenda surrealista
crudeza mágica
enganchada al segundero de la parca
que se refresca en tu corpiño



Vas en medio de la fatalidad
y despiertas con un cadáver en cada ojo
escarbas
y en el cabello rueda una noche de lobos
en la sangre huyen los espantos
y regresas del laberinto seco
con un dios despellejado
en las entrañas


Frida
¿Cuántas veces te has asesinado?

Preguntas por tu cuerpo
y sólo recoges fragmentos de silencio
dolencia de clavo
que no cesa de sufrir
y es vaivén ondulando
su desgracia en canal del infinito


Viajas
y viajas con puñalada fija
descalza
para no ensuciar tu alfombra
Te devuelves
y sólo eres una huésped más
de polvo



Aire cerúleo relámpago inverso noche electrocutada en jarrón del invierno
donde tus huellas respiran

F A
R D
I
VUELAS

vuelas con el lucero a tu planeta

A
D
I
R
F
S
A
L
E
U
V

V u e l a s
porque a tus pies
le sobran pájaros



Vives fallecimientos de un jalón
sin perder brío
no hay tolvanera para ti
ni ceniza
no hay mano para consumar despedidas
cumples la sentencia
que destila su horror vivo en la boca
lamento interminable en el embudo
encuentra la salida
y revive en el intento
contigo




Cadena lóbrega en tu pie cárdeno
donde estigmas vacían la figura
y una ráfaga de pájaros quemados
o
d
o
x
anuncia tu é



Tus hilos cumplen en hiel del espiral
donde respuestas nunca revelaron preguntas
tus palabras
un chorro de piedras añiles
cantan en la cuerda inerte
donde columpias tu hechura ebria
muñeca rota


Impregnas ilusión fúnebre en las paredes
serpiente multicolor cambiándose el ropaje
para sobrevivir
y con soledad renegrida
te burlas
te burlas del destino
que hizo un pozo en las entrañas
donde guardas el péndulo de tus soles
que resbala
p
o
c
o
a
p
o
c
0



El universo te multiplica
venado escrito con magia de los bosques
etérea
para no asustar lilas de la úlcera
peregrinas con tu niña azul
con tu niña de latón
capturada en sábanas tristes
Frida
corazón de cabuya
y caña
olla
donde hierves genios
el arca de tu guión sepia
y el dedo que abre el rebozo
de tu historia roja



Desnuda
y sin ti
los dedos elevan aflicción
y te diluyes en el lienzo
donde arrullas tu niña inmortal
Pruebas todos los escarpelos
ya es lo mismo detrás que al frente de tu musa
no hay hierba ni bálsamo alentador
tu hueso descalzo se derrite
en azófar solitario



Frida
hueso de dos caras en medio del acero
y tú
Apoltronada en el florín
con un lío de fandangos delirantes
alborotas la esperanza

y tu rosa
engarzadas en el sable sin diligencia
sujetas al árbol
de la damajuana

Anidas muslos en espuelas
se fragmenta una sabana amarilla
el sol aviva un vals rojo en las piernas
y acuna caderas en tu suelo vivo
pero a ti
te aman los cuchillos

No comments: